Baleares apuesta por el turismo sostenible con Menorca como bandera

|


Side1614104 960 720

El turismo es la actividad económica de mayor repercusión en Baleares en todas sus líneas. Renta, empleo y la actividad de sus islas están estrechamente ligado a la actividad turística. Pero ello supone una excesiva explotación medioambientales y hace repuntar la precariedad laboral, circunstancias por las que con motivo del Año Internacional del turismo sostenible para el desarrollo impulsado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Govern y los consells insulars han creado el documento con 11 líneas estratégicas y 57 programas especificos de Turismo Sostenible para las Illes Balears 2017-2020.


Así el documento fija como objetivo mejorar la competitividad turística de Baleares como sector estratégico y de desarrollo económico, compatibilizando la industria turística con la protección del medio ambiente y la calidad de vida de los residentes. Con diferenciación en sus diferentes islas y con especial atención a la potencia que gana mes tras mes Menorca, donde debe procurarse el uso óptimo de los recursos ambientales respetando su autenticidad.


Así el plan de actuaciones prevé que se desarrolle hasta el año 2020 con actuaciones que caminen hacia la sostenibilidad y excelencia de los alojamientos turísticos para que el alquiler villas en menorca continué siendo un sector competitivo, sostenible y excelente. 


Así el conseller de Innovació, Recerca i Turisme, Biel Barceló, declaró que estas estrategias suponen “un reto complicado porque siempre ha existido una tendencia a crecer en volumen y no en calidad” pero destacó que "conseguir la sostenibilidad no es una opción sino una necesidad porque los recursos son escasos y estamos obligados a crear una estrategia donde conviva la calidad de vida de los residentes con la afluencia turística”.

El turista de invierno encuentra en Menorca una amplia gama de ofertas deportivas, culturales, y gastronómicas.


La mayoría relacionamos Menorca con sus espectaculares calas y playas en un ambiente veraniego, sin embargo Menorca tiene múltiples caras y la invernal merece la pena tanto como la estival. La temporada baja se convierte en sinónimo de tranquilidad, relax y recogimiento; y la isla acoge una naturaleza distinta y mágica a la vez.


Caminar por su historia, descubrir su gastronomía, practicar deporte sin fin o poder disfrutar del relax que ofrecen sus playas, son los placeres de un invierno isleño que merece la pena disfrutar.


El invierno es tiempo de introspección en Menorca. Es la hora de disfrutar de los pueblos del interior, las viejas tradiciones y los paisajes rurales recorriendo los caminos de la isla a pie, en bicicleta o incluso a caballo. Caminos que nos llevarán también hasta los lugares mágicos y misteriosos de la Menorca prehistórica y más historica.